La Universidad   
  La UNISAL
  Misión
  Visión
  Identidad
  Sistema de Gobierno
  Autoridades
  Normativa
  Convenios
  Contacto
  Contactate con Nosotros
    

Visión

La Universidad orienta su visión a la formación y desarrollo de una comunidad pluralista, reflexiva y protagónica, comprometida con la organización de una red dinámica de conocimientos y actitudes, capaz de desarrollar un proyecto educativo de formación humana y científica, fundado en una cosmovisión cristiana, con clara incidencia social y cultural”.

La Universidad Salesiana, teniendo en cuenta criterios de identidad, calidad y sustentabilidad, y partiendo de una opción por los jóvenes que se hallan en desventaja respecto del contexto socio-cultural en el que ella se inserta, tendrá su sede en la ciudad de Bahía Blanca, puerta de entrada a la Patagonia.

La Universidad Salesiana se proyecta como una comunidad académica universitaria con inspiración cristiana, inserción eclesial y estilo salesiano[3], que:

  • implementa programas de docencia, investigación y extensión, que buscan acrecentar el patrimonio científico-cultural y que aportan elementos significativos para la transformación del contexto;
  • forma profesionales con principios, valores, conocimientos y competencias que hacen posible su incorporación responsable al desarrollo de una sociedad democrática, plural, justa y solidaria;
  • realiza su acción educativo-pastoral con el aporte de todos los estamentos y miembros de la comunidad educativa, integrando la visión cristiana y salesiana con la gestión académica y administrativa, promoviendo el diálogo respetuoso y pluralista entre la fe y la cultura y fundamentando su quehacer en el Sistema Educativo Salesiano;[4]
  • se consolida como una organización en constante aprendizaje, con conciencia de superación, que es reconocida por la calidad de sus producciones y de sus servicios a la comunidad.

De esta manera la Universidad Salesiana se inscribe, con estilo salesiano, en la Política Educativa Nacional fijada por la Ley Nacional de Educación N° 26.206 (del 2006) que en su art. 11, entre otras cosas, establece que:

“Los fines y objetivos de la política educativa nacional son:

a) Asegurar una educación de calidad con igualdad de oportunidades y posibilidades, sin desequilibrios regionales ni inequidades sociales.

b) Garantizar una educación integral que desarrolle todas las dimensiones de la persona y habilite tanto para el desempeño social y laboral, como para el acceso a estudios superiores.

c) Brindar una formación ciudadana comprometida con los valores éticos y democráticos de participación, libertad, solidaridad, resolución pacífica de conflictos, respeto a los derechos humanos, responsabilidad, honestidad, valoración y preservación del patrimonio natural y cultural.

d) Fortalecer la identidad nacional, basada en el respeto a la diversidad cultural y a las particularidades locales, abierta a los valores universales y a la integración regional y latinoamericana.

e) Garantizar la inclusión educativa a través de políticas universales y de estrategias pedagógicas y de asignación de recursos que otorguen prioridad a los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

f) Asegurar condiciones de igualdad, respetando las diferencias entre las personas sin admitir discriminación de género ni de ningún otro tipo”[5].

La Universidad Salesiana hace una opción explicita por la República Argentina, y en particular por la Patagonia, como escenario geográfico de su incumbencia académica. Encontramos para esta opción, los siguientes motivos:

  • La larga trayectoria de la Congregación Salesiana en el ámbito educativo nacional, habiendo incursionado en todos los niveles de la educación menos –actualmente- en el universitario.
  • El deseo de acompañar a los jóvenes en una etapa decisiva de la definición de sus proyectos de vida, dado el estiramiento actual de la adolescencia-juventud.
  • Dar una respuesta concreta a las múltiples familias y jóvenes que en la Patagonia desean una formación académica universitaria de impronta cristiana-católica, puesto que no existe aún ninguna institución universitaria confesional con sede en la región.
  • Continuar la misión iniciada hace más de cien años por los primeros salesianos llegados a esta región, quienes fueron pioneros también del progreso socio-económico y cultural.